El discurso político como evangelio

[…] desde hace un tiempo a esta parte, yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, y si se me escapa una verdad de vez en cuando, la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla.

Niccolò di Bernardo dei Machiavelli

Carta a Francesco Guicciardini, mayo de 1521

El discurso político como evangelio

Dante, en su obra La divina comedia, diseña círculos infernales para que el alma sea castigada de acuerdo con el pecado que cometió. El de los fraudulentos es el octavo círculo, ahí perviven, en diez fosas concéntricas, aduladores, cortesanos, autores de escándalos, charlatanes, falsarios y quienes trafican con la justicia. En el noveno y último círculo, frío y oscuro, habita también Luzbel, el ángel que traicionó a Dios. La alegoría dantesca es una crítica mordaz y certera del maniqueísmo del discurso católico y su doble moral. Papas, monarcas y personajes públicos ligados a la política desfilan por el infierno envueltos en fango, azotados por el viento, castigados por el fuego, los mismos que debían mantener el orden moral y que en sus actos cotidianos lo corrompen con sus vicios.

Hoy, los mexicanos padecemos un discurso político maniqueo que predica un falso humanismo cristiano, lucra con valores y virtudes consideradas la piedra angular de la religión: humildad, honestidad, caridad, templanza. Hace del discurso moral su coartada política. Finge ser cívico y nacionalista, pero está dando pasos firmes para socavar el Estado de derecho, que en México es laico por definición desde el periodo de Reforma que inicia con Ignacio Comonfort en 1856, se convierte en Ley en la Constitución de 1857, continúa con Benito Juárez en 1860 con la Ley sobre libertad de cultos y se expresa en la Constitución de 1917, vigente hasta la actualidad, particularmente en el artículo 24, que así como establece la libertad de cultos, limita su celebración a los templos. Este artículo expresa enfáticamente, entre otras normas: Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política.

Un enunciado básico en política indica que la forma es fondo y los políticos más eficaces son aquellos que saben hacer uso de las formas para mantener su influencia en el electorado. En sus discursos públicos y en las redes sociales AMLO y Morena, manipulan el sentimiento religioso y/o humanitario de sus seguidores. Utilizan las palabras en un contexto social amplio y las embozan para que no se interpreten directamente como doctrina religiosa porque dicen hablar en nombre del pueblo, sin embargo, están apelando a las emociones más íntimas y sacralizadas en un ambiente políticamente correcto. Como el flautista de Hamelín, Andrés Manuel López Obrador (presidente electo), toca la sinfonía que va a salvar al pueblo de la corrupción (las ratas), la pobreza y la iniquidad. Se dirige a los que menos tienen y les ofrece una farsa de participación directa en sus decisiones y autoridad. Les ofrece cambiar la historia y construir la Cuarta transformación (CT). El paraíso en la tierra.

En actitud de prócer de la patria: “Tengo la fórmula para sacar a México del atraso y sacar a nuestro pueblo de la pobreza”, afirma AMLO desde su página oficial. Veamos el decálogo de esta fórmula pretendida humanista durante su campaña por el poder ejecutivo.

amlo1

  1. No mentir no robar y no traicionar al pueblo. Por el bien de todos, primero los pobres.[1]
  2. Garantizar empleo, educación, salud y bienestar.
  3. A favor del perdón. Solo siendo buenos podemos ser felices. Vamos a decretar una amnistía escuchando a las víctimas.
  4. Honestidad, justicia y paz sobre la base del respeto a las libertades. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia. El que lucha por la justicia no tiene nada que temer.
  5. Libertad de culto, en el marco de un Estado laico, libertad para que se garanticen los derechos de todos los mexicanos, no a la discriminación, en cualquiera de sus expresiones.
  6. Pleno respeto y promoción de los derechos humanos. El comandante supremo de las Fuerzas Armadas es el presidente de la república, y el presidente de la república nunca va a dar la orden de que el Ejército, la Marina o cualquier corporación policiaca se utilicen para reprimir al pueblo de México.
  7. Regeneración ética de la sociedad. La familia es la mejor institución de seguridad social que existe en nuestro país. La constitución Moral será el documento constitutivo de la Cuarta transformación.
  8. No se actuará de manera autoritaria. Somos juaristas. Se buscará el diálogo, diálogo ecuménico. No va a ser diálogo para la tolerancia, porque no es soportar al otro, va a ser diálogo para respetar a los semejantes.
  9. Respetar la Constitución en la forma y en el fondo.
  10. Iniciar un proceso de paz y de reconciliación nacional.

El discurso, así reunido, configura una doctrina de filosofía cristiana. Hay principios humanistas irrenunciables, que no distinguen credo político, y esa fortaleza es la que utiliza el presidente electo para manipular, mentir y utilizar el descontento legítimo de mexicanos que viven en condiciones de pobreza, en un ambiente de corrupción e impunidad y víctimas de un combate al narcotráfico que cada vez suma más violencia y muerte. Es penoso que sus seguidores más doctos, que todo partido los tiene, se presten a elaborar este tinglado de culto a la personalidad de su líder y que estén dispuesto a simular y hacer oídos sordos a todas las contradicciones que los mexicanos hemos leído en la prensa estas semanas de noviembre. Toda doctrina requiere un enemigo, un adversario formidable, sobra decir que el llamado PRIAN resume a todos los demonios. Ellos son los culpables de todos los problemas del país, como si el anterior partido del presidente, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y él mismo, nunca hubieran gobernado en el país ni tuvieran responsabilidad.

lovers

El ejercicio de manipulación se construye en el discurso del próximo presidente, que ya está gobernando a través del control parlamentario de su Partido, con frases ambiguas que ahora cobran concreción y que contradicen el ánimo, intención y contexto en el que fueron dichas. En un discurso aparentemente amoroso, así lo atestiguaron los amlovers, se esconde una intención que ahora se muestra abiertamente como odio en el discurso oficial, aunque en las redes sociales, expresiones de odio y confrontación a través de la agresión fueron la forma de apoyar a su candidato desde que inició la campaña. Ahora su líder los retribuye como presidente electo y muestra su intolerancia y verdadera filiación que dista de los valores humanos que pregonó, tanto como la guerra de la paz.

marx

Toda doctrina, sea religiosa o cobre forma de ideología política, encierra verdades irrenunciables para sus seguidores; en eso consiste su fuerza, en alinear bajo principios dictados por una mente superior, a la que todos siguen lealmente. El dogmatismo, que ahora se exhibe como la verdad, también está en el ánimo de los militantes y fanáticos del Partido (MORENA). El culto al líder y el apoyo de las masas es una fórmula que el fascismo utilizó como medio de manipulación cuando observó que a los socialistas les funcionaba tan bien para erigir un modelo centralizado, nacionalista, militarista y totalitario. La trampa del Partido y de su líder en México, en pleno siglo XXI, consiste en utilizar una forma amorosa como promesa de justicia y alentar el odio, a través de las redes sociales, grupos de choque, comunidades de creyentes, francotiradores del lenguaje.

pas

El líder carismático avanzaba en dos vías y ahora, que ya tiene el poder y la autoridad, no atina a mantenerse firme y cantinflea; pero no ceja en su objetivo. Mientras, muchos se entretienen en las redes sociales alimentando el ánimo de confrontación, burla, noticias falsas y escarnio, el Partido da pasos firmes, abandona la simulación y acelera el paso para construir un régimen autoritario como lo han hecho dictadores de baja estatura moral pero con mucho sentido de la oportunidad. Muchos mexicanos le dieron un voto de confianza y de fe y algunos todavía esperan que el centralismo administrativo, el militarismo y el presidencialismo sean utilizados con buenos fines, quizá se creen la vieja fórmula, nunca dicha por Maquiavelo, de que el fin justifica los medios. Creen en la mano dura para combatir los grandes problemas nacionales: la corrupción, la delincuencia, el crimen organizado y la pobreza; aunque el PAN y el PRI, ya han demostrado, con sus malas administraciones, que la guerra al narcotráfico no ha traído paz y prosperidad sino empleo precario, pérdida del poder adquisitivo, violación a los derechos humanos, violencia, etcétera. No hay buena voluntad sino una trampa, el líder es falsario: Si se le escapa una verdad de vez en cuando, la esconde entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla.

Hagamos un ejercicio de recuperación de la memoria, porque AMLO finge no recordar, pero para eso existe la historia, para mostrar los hechos tal como pasaron y no como él cree recordarlos. Veamos el anverso de su discurso.

Las frases que aquí se enumeran fueron consignadas por la prensa justo en el momento en que las dijo el presidente electo y su equipo, cuando es el caso. Observemos el doble discurso, las ambigüedades y las omisiones, porque en el detalle está el diablo.

  1. La aplicación de mano dura no sirve

3 de diciembre de 2017, gira por Guerrero: “Se ha utilizado una estrategia equivocada, querer resolver el problema con medidas coercitivas: con policías, con soldados, con marinos, con cárceles, con la aplicación de mano dura, masacres. Eso no sirve, ya lo estamos viendo, hay que cambiar de estrategia, hay que atender a la gente.”[2]

  1. Eliminar fuero y revocar mandato

3 de mayo de 2018, Evento a radiodifusoras, Ciudad de México: “No vamos a hacer nosotros reformas constitucionales de entrada. Una o dos a mitad del sexenio sí vamos a hacer”; “De inicio la revocación del mandato porque ya me comprometí”; “Cada tres años, dije dos (previamente), pero para no gastar lo vamos a hacer a mitad (del sexenio) y la pregunta va a ser: ¿Quieres que continúe el presidente o que renuncie?”.[3]

  1. Vamos a tomar otras medidas… como comandante supremo de las fuerzas armadas

18 de diciembre de 2017, Registro de AMLO como candidato del PES a la presidencia de la república, Ciudad de México: “Vamos a atender las causas que originaron la inseguridad y la violencia, y también vamos a tomar otras medidas, voy a asumir el papel de comandante supremo de las Fuerzas Armadas como lo establece la Constitución, no voy a delegar este asunto, lo voy a atender de manera personalizada.” [4]

  1. Voy a asumir toda la responsabilidad

4 de enero de 2018, Titular del periódico El País, “López Obrador asumirá todo el control de la seguridad de México si logra la presidencia”, Ciudad de México: “No se va a delegar la responsabilidad en ninguna instancia y en ninguna secretaría”. “Voy a asumir de manera directa esta responsabilidad” […]

  1. “No se puede enfrentar violencia con violencia,

lo primero será atender los problemas sociales. Si no hay crecimiento económico, no hay empleos; si no hay empleos, no habrá bienestar y, en ese caso, no habrá paz ni tranquilidad”, “[…] incidió en sus buenas intenciones, para después asegurar que ‘hay que promover el desarrollo y la creación de empleos’, sin, de nuevo, aclarar cómo lo va a hacer.”[5]

  1. A favor del perdón

7 de agosto de 2018, Foro de pacificación en Ciudad Juárez, Chihuahua: “Estoy a favor del perdón”. “Decenas de familias respondieron a gritos desde el exterior del teatro de la Universidad de Ciudad Juárez: “ni perdón ni olvido” y “fuera el Ejército de Juárez”, un asunto sobre el que el futuro Gobierno no quiere ni oír hablar.[6]

  1. Bajo el control del ejército, mayor control gubernamental

18 de octubre de 2018, Presentación de la estrategia de pacificación de México, Ciudad de México: “El presidente electo ha adelantado este miércoles que México quedará segmentado en 265 cuadrantes con control del Ejército, la Marina y la Policía Federal. El objetivo: ejercer mayor control gubernamental sobre la compleja seguridad de un país federal, donde gran parte de la responsabilidad en esta materia depende del Gobierno de cada Estado.”

“El presidente exigirá el respeto al pueblo por parte de las Fuerzas Armadas, un mandato que será acatado”, ha dicho., “soldados, los marinos, son el pueblo uniformado“.[7]

  1. Guardia Nacional, policía militar, reforma constitucional

14 de noviembre de 2018, Presentación del Plan Nacional de Paz y Seguridad, Ciudad de México: “Decidimos apoyarnos en las fuerzas armadas y buscar la unidad y conformar esta guardia nacional integrando a la policía militar, a la policía naval y a la policía federal en una sola corporación, esa fue la decisión“.

Hay mucha descomposición en los cuerpos policiales. Se creó la Policía Federal para garantizar la seguridad pública, para que no intervinieran ni el Ejército ni la Marina. Pero no se ha consolidado“.

“Para conformar este cuerpo, ‘hay que hacer una reforma constitucional‘, dijo el izquierdista, aunque no precisó cuándo la presentará. Días atrás, había señalado que no plantearía reformas constitucionales en los primeros tres años.” https://www.eleconomista.com.mx/politica/Lopez-Obrador-presento-el-Plan-Nacional-de-Paz-ySeguridad-20181114-0093.html

  1. Que el ejército nos ayude también en lo legal

15 de noviembre de 2018, Nombramiento de Luis Sandoval como líder del ejército, Ciudad de México: “Vamos a dar un giro gradual, poco a poco, al Ejército. Que no solo siga atendiendo lo relacionado con la defensa nacional. Que nos ayude también en lo legal, a la seguridad interior y seguridad pública. Se necesita a un dirigente, a un líder

Luis Sandoval: “El presidente exigirá el respeto al pueblo por parte de las Fuerzas Armadas, un mandato que será acatado”, ha dicho., “soldados, los marinos, son el pueblo uniformado.”[8]

  1. Sin perdón para corruptos

20 de noviembre de 2018, Aniversario de la Revolución Mexicana, Ciudad de México: “El 1° de diciembre termina la historia trágica de corrupción e impunidad; inicia una nueva etapa sin perdón para corruptos.”[9]

asdlasd

Una vez unidas las piezas del rompecabezas se despeja la incógnita y se ve la imagen completa del líder pragmático. Ahora resulta que el pueblo, sus semejantes, quienes lo van a apoyar en la Cuarta Transformación son los soldados uniformados. Retoma un lema que la izquierda ha gritado en las calles, pero con un fin diametralmente distinto: el pueblo uniformado también es explotado. Los estudiantes del movimiento estudiantil del 68, víctimas de la represión del ejército, invitaban a los soldados a unirse a su causa. López Obrador utiliza esa frase para justificar la sobreposición del aparato militar al orden civil. Emulando a otro presidente, se declara comandante supremo de las fuerzas armadas y pide que el “ejército nos ayude también en lo legal”. No, ni los priístas reconocidos como represores, han sugerido semejante regresión histórica que renuncia a la preponderancia del poder civil.

En el mismo concepto, agotados los medios que aconsejen el buen juicio y la experiencia, ejerceré, siempre que sea estrictamente necesario, la facultad contenida en el artículo 89, fracción VI de la Constitución General de la República que, textualmente, dice: ‘Artículo 89. – Las facultades y obligaciones del Presidente son las siguientes: VI- Disponer de la totalidad de la fuerza armada permanente o sea del ejército terrestre, de la marina de guerra y de la fuerza aérea para la seguridad interior y la defensa exterior de la Federación’. Me apoyo, además, en el sentido que tiene desde su origen el artículo 129 de la propia Constitución. Nuestro Instituto Armado no toma bando ni a favor ni en contra de personas o grupos en pugna, ni tiende a favorecer a unos o a otros: garantiza el orden que, a su vez, permite el libre funcionamiento de las instituciones para que, al amparo de éstas, puedan resolverse, conforme a derecho, los problemas que hubieren dado origen al conflicto que exigió su intervención. México entero sabe que cuando el ejército interviene es para salvaguardar la tranquilidad, no para oprimir al pueblo.

La cita corresponde al IV informe de gobierno  (1968) del presidente Gustavo Díaz Ordaz y realiza esa afirmación como aviso de la represión que dirigió contra el CNH, el 2 de octubre, en la Plaza de Tlatelolco. López Obrador antepone a la Constitución el título que le confiere la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos en su “Artículo 11. El Mando Supremo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, corresponde al Presidente de la República, quien lo ejercerá por sí o a través del Secretario de la Defensa Nacional; para el efecto, durante su mandato se le denominará Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.” Finge desconocer que el título no se lo otorga la Constitución, para mejor confundir a sus escuchas.

asdasd

Como se puede apreciar, entre el decálogo humanista y la enumeración de sus declaraciones, enmarcadas en un supuesto pensamiento demócrata, liberal y nacionalista, existe un falsario. No interesa reprobar su moral cristiana, eso le toca a la Iglesia y a sus creyentes; importa reconocer el ejercicio pragmático en el que da un discurso diferente que depende del tiempo, lugar y auditorio que lo escuche y que en este martes negro de la historia de México, el 20 de noviembre de 2018, desenmascara como plan de control militar. AMLO no es el apóstol de la democracia, como lo fue Francisco I. Madero en 1910, que escapa de prisión para luchar contra un régimen dictatorial.

El líder de Morena no cree en la democracia que se ha construido con esfuerzo de la oposición, no cree en el respeto al voto mayoritario ni en las instituciones que lo respaldan, no cree en la Constitución de 1917, que fue la expresión legal de la Revolución Mexicana. Dijo que no iba a reformar la Constitución y están en curso varias iniciativas que el Partido ya puso en marcha. Cree en su autoridad, en la acumulación de poder, en el presidencialismo de partido dominante. Como en su momento lo hiciera Carlos Salinas de Gortari, que no veía ni oía a la oposición, ahora López Obrador no oye a las familias víctimas del narcotráfico cuando le piden que saque al ejército de las calles, no oye a la Comisión Nacional de Derechos Humanos cuando le dice que hay militares que abusan de su autoridad y violan los derechos humanos porque cumplen una función que le toca a la policía y al ministerio público, para la cual no están capacitados.

Quién de todos es Andrés Manuel López obrador, vaya sorpresa, es todos. En las comunidades de Guerrero, lugar de tierra caliente y con notable influencia del narcotráfico, es el que otorga amnistía, perdón y olvido, dice que no sirve la mano dura; frente al PES, partido evangélico de derecha, es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, él que va a traer orden y paz. Dice ante la prensa que lo critica que no hay contradicción, de ser así, entonces, va a perdonar a delincuentes como Elba Esther Gordillo para que regrese a dirigir el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; y va, si el pueblo en “consulta” así lo quiere, a dictar juicio político a los ex presidentes.

Toda la experiencia que adquirió como político profesional durante doce años intentando ser presidente, tiempo en el que acumuló muchos agravios de sus adversarios políticos, ahora, en su Cuarta Transformación, la buscará expresar…

  1. Controlando a la prensa a través de un acuerdo empresarial con los dueños de las dos televisoras principales de México Televisa, TV Azteca y de algunos diarios de México. Con quienes se reunirá cada dos meses.
  2. Con la mayoría en la Cámara de diputados y de Senadores y la disminución de 100 representantes en las listas plurinominales. De tal suerte que en las elecciones intermedias desaparezca el derecho de minoría y aumente su capacidad de control a través de una sola fuerza partidaria: Morena.
  3. Centralizando las funciones del aparato administrativo, despidiendo a los mandos medios, controlando el presupuesto de los estados federados y restándoles autonomía.
  4. Desapareciendo, de un plumazo, al INE e instaurando un voto electrónico que su mismo partido controlará, dado que no confía en las instituciones y en los demás partidos.
  5. Militarizando el país y dividiéndolo en 265 cuadrantes con control del Ejército, la Marina y la Policía Federal. La política del gran hermano que todo lo observa a través del pueblo uniformado, con delegados militares que tiene como jefe directo al presidente. Aunque justifica esta invasión militar por la corrupción de nuestro sistema policial, que es real, y por el combate al narcotráfico, tiene una doble finalidad que es amenazar a las fuerzas civiles representadas por la oposición en la figura de gobernadores y presidentes municipales. Así ya lo ha declarado el senador de Morena Félix Salgado, presidente de la Comisión de la Defensa Nacional: “Aquel gobernador que no se ajuste al lineamiento constitucional, aquí se puede dictar la desaparición de poderes.”[10] Si los políticos no tienen contrapeso, utilizan su voto como aplanadora para desaparecer la oposición y su interés particular lo convierten en una verdad absoluta con apariencia de legalidad. La democracia no lo es sin sistema de partidos, incertidumbre electoral y respeto a la ley.
  6. Cambiando la Constitución en tres años. Si cada partido tiene la facultad de abolir la Constitución, desconocer a la oposición y llamar a un nuevo constituyente, construye un estado donde la autoridad no se discute, se socaban las libertades y desaparece el derecho a disentir. Por supuesto que ningún funcionario público, ningún mexicano debe actuar fuera de la legalidad, pero el discurso sobre la desaparición de poderes surge ante el rechazo de la oposición del Plan Nacional de Paz y Seguridad. Que de paz no tiene nada porque AMLO pide que el ejército nos ayude también en lo legal.
  7. Promoviendo el desarrollo y la creación de empleos. Muy bien, pero aún no presenta su plan. El amoroso líder del pueblo, el gran predicador olvidó que su prioridad eran los pobres.

Ya me cansé de enumerar, la lista es larga, las inconsistencias se acumulan día tras día, parece que el discurso del demagogo no tiene fin. Cuando AMLO era jefe de gobierno en la ciudad de México dijo “A mi que me den por muerto”, cuando los periodistas le preguntaron si se iba a lanzar como candidato a la presidencia; se arropó en la máxima príísta de el que se mueve no sale en la foto, mintió, por supuesto. Mientras esto escribo (23 de noviembre de 2018) el periódico El Economista publica: “Obrador dijo que no aspira a utilizar la figura de la revocación de mandato, como instrumento para promover su reelección en 2024”[11]

Bien, es posible que me equivoque en toda mi interpretación y que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no piense nada de lo que dijo, en ese caso, al tiempo.

El artículo fue escrito por Lucia Saad Villegas (Noviembre, 2018)

[1] https://cnnespanol.cnn.com/video/amlo-zocalo-andres-manuel-lopez-obrador-discurso-giradigital-nat-sot-elecciones-mexico-2018/

[2] https://elpais.com/internacional/2017/12/03/mexico/1512273322_422600.html

[3] https://lta.reuters.com/article/domesticNews/idLTAKBN1I42DJ-OUSLD

[4] https://lopezobrador.org.mx/2017/12/18/registroamlo-como-precandidato-del-pes/

[5] https://elpais.com/internacional/2018/01/04/mexico/1515084575_438463.html

[6] https://elpais.com/internacional/2018/08/07/mexico/1533661944_307860.html

[7] https://elpais.com/internacional/2018/10/18/mexico/1539831465_124796.html

[8] https://elpais.com/internacional/2018/11/15/mexico/1542246662_586429.html

[9] https://lopezobrador.org.mx/2018/11/20/amlo-encabeza-acto-conmemorativo-por-aniversario-de-larevolucion-mexicana/

[10] https://adnpolitico.com/congreso/2018/11/23/felix-salgado-amaga-con-desaparicion-de-poderes-y-escala-la-discusion-con-el-pan

[11] https://www.eleconomista.com.mx/politica/Ya-estoy-pensando-en-tener-un-equipo-de-seguridad-AMLO—20181123-0016.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s