La memoria es un ojo gigante

Picture1“Sólo la mente del Partido, que es colectiva e inmortal, puede captar la realidad. Lo que el Partido sostiene que es verdad es efectivamente verdad. Es imposible ver la realidad sino a través de los ojos del Partido […]  Para ello se necesita un acto de autodestrucción, un esfuerzo de la voluntad. Tienes que humillarte si quieres volverte cuerdo.” Discurso del Gran hermano, 1984, George Orwell

La Coordinación de la Memoria Histórica y Cultural de México

Por qué el poder ejecutivo va a supervisar la recuperación de la “memoria histórica”, por qué un consultor empresarial lo va a orientar sobre lo que debemos conocer de la nación y concebir del pueblo. La Coordinación de la Memoria Histórica y Cultural de México inició sus labores el 1 de diciembre de 2018, bajo la supervisión del titular del Poder Ejecutivo, con el objetivo de “recuperar la memoria histórica” y “colocar en una única plataforma toda la información disponible sobre los procesos que ha vivido el país”. [1]

Picture2El encargado de dirigirla, Eduardo Villegas Megias (consultor de Léguetai)[2] va a “orientar los esfuerzos del Poder Ejecutivo Federal hacia el conocimiento de lo que nos ha dado cuerpo como nación y de lo que podemos concebir como pueblo.”  No encuentro demagogia en estos objetivos sino la puesta en marcha de una visión de la historia de los mexicanos como un cuerpo único e indivisible: “la visión de los vencidos” La historia patria bajo la supervisión del presidente, quien observará toda la información y dispondrá, con ayuda del asesor en medios digitales, de su presentación en un único portal para entregar “a las nuevas generaciones nuestro inventario histórico”.[3]

Las benditas redes sociales y los internautas son el principal objetivo de este proyecto de recuperación de la memoria que operará en “una modesta oficina”; pero que tendrá a su alcance los medios tecnológicos y económicos necesarios para difundir en la web la historia de México como parte del discurso oficial gubernamental.

El uso de la historia patria como medio de disuasión para convencer de un nuevo modelo de régimen político es tan viejo como el Partido Nacional Revolucionario (el PRI de 1929) y surge en una época en la que el presidente de la república, Álvaro Obregón, gana las elecciones al poder ejecutivo con el 100% de los votos; sin embargo, la diferencia es abismal porque en el siglo XXI la información se convierte en votos que cuentan, así lo confirman los más de 30 millones de ciudadanos que votaron por el gobierno actual. La manipulación de los valores consagrados por la historia oficial que han generado la identidad de la nación hoy dinamitan las emociones, confrontan y dividen a los mexicanos.

El objetivo del programa es reunir “todo acervo cultural e histórico” “…desde los códices precolombinos hasta las fotografías del porfiriato; desde el inventario de las áreas naturales y la biodiversidad hasta la música de las ceremonias tradicionales de los pueblos originarios…” Cualquiera con sentido común pensará que es mejor encontrarlos reunidos en una sola plataforma y sitio; pero piénsenlo un minuto más, ¿eso es posible?; por qué será “que ningún gobierno en el mundo ha emprendido un proyecto tan ambicioso”[4]  La selección de temas es indicativa del enfoque que se le dará a la plataforma digital; se presentan como si fuera una lista a bote pronto pero no lo es porque cada ceremonia pública que ha realizado el ejecutivo, su familia y su Partido está planificada al detalle como si fuera una obra teatral en la que cada personaje debe actuar sin salirse del libreto, incluso los periodistas y el público. La ceremonia en la Plaza de la Constitución, del pasado domingo, en la que el presidente se hinca y toma el bastón de mando como si se tratara de un indígena cristianizado, marca la orientación de la nueva historia oficial de México.

Picture3

El culto a la personalidad del mandatario se basa en el antiquísimo principio idealista que une la figura divina con la del líder político como símbolo de una nueva época; la historia como religión es más moderna, corresponde al surgimiento de los regímenes autoritarios del siglo pasado; y el discurso del presidente de México no es revolucionario, como en los años 20’s,  porque renuncia al Estado laico y predica un nacionalismo religioso y militarista en el que los símbolos históricos son su instrumento para sensibilizar, emocionar  y movilizar a seguidores reales, imaginarios y contratados.

Es peccata minuta la ironía que encierra negar la historia escrita antes de este gobierno y al mismo tiempo querer reunirla. No vale la pena entretenerse demasiado en el análisis de las incongruencias y desvarío de este naciente discurso oficial porque a cada uno se dice lo que espera escuchar (revisar el artículo El discurso político como evangelio, en La Gaceta.) importa desentrañar y aclarar el propósito que encierran para poder tomar acciones preventivas, cuando sea posible.

El discurso de campaña del presidente engañó a todos sus interlocutores en cierta medida y sigue engañando a través de sus propios medios de difusión informativa, de los comprados y de las redes sociales que día tras día marcan la agenda informativa en la web a través de rumores, noticias falsas y verdaderas, memes, etcétera, que en cuestión de segundos se difunden tanto por sus seguidores como por sus detractores.

Picture4Analicemos la siguiente puesta en escena. El presidente se dirige en su automóvil personal hacia el Congreso de la Unión acompañado de su esposa, que no se despega del teléfono, emulando a un mexicano promedio y desatendiendo el protocolo habitual de una primera dama; un joven en bicicleta se acerca portando en la espalda la bandera de México, y le dice con voz profunda y clara, en medio del fuerte sonido de los motores, “en ti confiamos”.[5] El presidente, recién ungido, comenta en cadena nacional que “se emparejó un joven en bicicleta y me dijo: Tú no tienes derecho a fallarnos.[6] Y ese es el compromiso que tengo con el pueblo: No tengo derecho a fallar.”[7]

Picture5La coordinadora de la memoria histórica realizó la primera grabación desde su humilde asiento; desde el cielo se realizó la segunda grabación en la que el futuro presidente es el interlocutor; luego, el ejecutivo responde desde la gran pantalla que se encuentra en Los pinos y a la que el pueblo de México tuvo libre acceso y hasta las macetas de la entrada se llevó como símbolo de la toma de la casa presidencial.

La posición, actitud, indumentaria, encuadre y tono de voz mandan información valiosa que influye en el espectador, tanto o más que el mensaje, porque la recepción se vuelve primero emoción y después razón. Los espectadores de la caravana del presidente por las calles de la ciudad se encuentran confiados y entusiasmados por la llegada de su líder a la presidencia de la república; no intuyen la similitud entre la bandera que lleva en la espalda el joven en bicicleta y la tilma de Juan Diego, ni piensan que la esposa del presidente esté representando a la virgen de Guadalupe; solo sienten una emoción sublime y lloran de felicidad. No los vi, no soy el gran hermano, pero es previsible que miles de mexicanos auténticamente se entusiasmaron hasta las lágrimas, y cada uno tendrá y expondrá una razón distinta que los hermana en su devoción política.

Picture6

Los medios que difundieron la noticia no se ponen de acuerdo y le adjudican el mismo discurso a diferentes ciclistas, aunque todos coincidieron en que era un acontecimiento digno de portada. [8]Los medios tecnológicos logran que un par de segundos permanezcan y se reproduzcan de manera intensiva; hacen que una misma imagen se recree con la creatividad e inteligencia de quien la promueve; los multimedia cobran una fuerza inusitada como instrumento de persuasión política porque el medio se recibe y se apropia o modifica antes de volver a circular. El origen y veracidad de la información son irrelevantes en las redes sociales, cada uno se convierte en dueño de la información, dado que aparece publicada como parte de su perfil e intereses y recibe la aprobación de su grupo de identidad.

Como si no bastara esta construcción discursiva, La Coordinación de la Memoria Histórica y Cultural de México (llamémosle el Ministerio de la Verdad) se apropia del discurso disruptivo que se escucha en las marchas de protesta que han marcado el calendario cívico de las familias, amigos y grupos solidarios de las víctimas del 68 y los 43 de Ayotzinapa. La esposa del presidente, como miembro distinguido de la Coordinación, lanza un discurso admonitorio: debemos recuperar la memoria histórica para decir “nunca más”.Las reacciones emocionales se acompañan de sentimientos profundos como amor e ira, cuya aparente contradicción se resuelve a través de la fe. Porque te amo confío en ti; y por ti soy capaz de enfrentar, iracundo, los perversos intereses de tus opositores. La Historia se personaliza en la figura presidencial, su mandato se suma a las grandes gestas revolucionarias: Independencia (1821), Reforma (1861) y Revolución (1820) como la continuación del triunfo del pueblo. Juntos haremos historia, dijo, y no lo firmó, pero lo dejó impreso en la memoria de sus seguidores. La insigne Cuarta transformación, la mano dura y el militarismo unen pasado, presente y porvenir en la memoria de las colectividades: Qué abuso tan soez de la fe y esperanza de los que menos tienen.

Picture8

La historia memorial es un fenómeno que se expresa en todo el mundo ante los grandes crímenes de Estado que han sido eliminados de la historia de bronce; viejas y nuevas generaciones exigen recuperar la memoria de esos hechos trágicos para hacer una especie de justicia histórica y simbólica; pero también intentan, y hay quien lo ha logrado con éxito, llevar a la justicia a los criminales.  El Partido del presidente ya está en vía de aplicar la justicia a los criminales de los estudiantes de Ayotzinapa; el presidente, en su caracterización del ejecutivo, anunció el punto y aparte; el pueblo, como jurisconsulto, ya aprobó y aprobará todos los deseos del presidente. Hay campañas en las redes sociales a favor de que se haga justicia y se niegue el perdón de los llamados crímenes del pasado porque los indignados escuchan al ejecutivo y no infieren que es el legislativo el que va a marcar los ritmos de la aplicación de justicia en el país. Por supuesto que el Partido va a elegir, con la aquiescencia de su líder, a quién sí y a quién no hacer justicia. El que entendió, entendió.

Picture9

El presidente mirando al cielo.

La Coordinación de la Memoria Histórica y Cultural de México advierte que todas las partes involucradas en la recuperación de la memoria histórica del gobierno federal estarán obligadas a llevar un inventario de sus labores y producir un relato con conocimiento de causa. Si a estas declaraciones se suman las de la esposa del presidente, se perfila la concepción del pensamiento único:

[…] la memoria se asemeja a un ojo gigante que todo lo ve, no hay ningún hecho que no pase por su inacabable percepción […] ninguna sociedad ni nación se explica en el presente sino a través del ojo del pasado, el ojo que todo lo ve […] una nación desmemoriada tiene problemas de salud, ya no tendremos partidos ni colores, sino un México.[9]

Esta suma de pretensiones forman una afrenta a nuestros valores culturales, niegan la diversidad, el derecho a disentir, la libertad de elegir, pero lo que es más aberrante, niegan nuestra historia.

[1] https://www.eldictamen.mx/2018/11/nacional/coordinacion-de-memoria-historica-reafirmara-dignidad-del-pais-eduardo-villegas/

[2] Eduardo Villegas Megias, es consultor legal de planeación estratégica de medios digitales y sistemas de información, ofrece sus servicios para que las empresas se comuniquen con sus clientes y hagan un uso eficiente de los recursos:  https://leguetai.com/nosotros

[3] http://www.milenio.com/politica/que-es-la-iniciativa-memoria-historica-y-cultural-de-mexico

[4] http://www.eluniversal.com.mx/cultura/preservar-memoria-historica-reto-del-nuevo-gobierno

[5] https://www.quien.com/actualidad/2018/12/01/ciclista-que-se-acerco-a-andres-manuel?fbclid=IwAR0ssBwHEyZF5DHgRNtNAI-zQQe7-h98mjeIeqZBxrGdsw2wu1T75kA_vhM

[6] En la liga puede revisarse el video en el que la periodista de Televisa, Denise Maerker, está narrando la relevancia del acontecimiento. https://www.eldictamen.mx/2018/12/nacional/no-tienes-derecho-a-fallarnos-dice-ciclista-a-amlo/

[7] https://expansion.mx/nacional/2018/12/01/discurso-integro-de-lopez-obrador-como-presidente

[8] https://www.am.com.mx/2018/12/01/mexico/joven-en-bicicleta-le-pide-a-amlo-no-fallar-530157

[9] https://lopezdoriga.com/nacional/creara-amlo-coordinacion-de-memoria-historica-y-cultural-de-mexico/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s